Logo CNCA
Memoria Ritual
Alfonso Galdames

Alfonso Galdames - Alférez

 

Cuenta la historia de “Quilama” que a los nueve años se reunió con jóvenes de la caleta de Ventanas y viajaron a la enorme fiesta de Petorquita, lugar de encuentros difíciles entre alféreces y contrapuntos a punta de fuego en la voz. Allí este niño prodigio sorprendió rápidamente con sus primeros versos iluminados, capaces de enfrentar al más experimentado de los viejos cantores. Desde entonces, Galdames no ha cedido tiempo a su pasión por el arte del alférez, estudioso con rigor y genio de no pocas diatribas en torno a la manera de ejercer el oficio con toda verdad y fe. Pescador a lo largo de su vida, Quilama sufre tempranamente un accidente en la mar que lo tiene al borde de la muerte y que lo aquejará de dolores en la columna el resto de su vida. Plasmando gran esfuerzo y coraje, Luis Alfonso se levanta para volver a trabajar sin descanso, día y noche, con la necesidad de mantener a su familia y a sus ya envejecidos padres. Con la muerte de su amado padre se va también una parte de él y el relato que plasma en su canto cuando relata el episodio del bote pescador es de una belleza tronadora. Hace poco más de una década, la prolífica invención de Galdames gesta el proyecto de un libro de conversaciones (De todo el Universo Entero), de la mano con el etnomusicólogo Claudio Mercado y realizan en seguida también el ejercicio de un documental auto biográfico sobre su vida en el canto (y que reproducimos acá con autorización de sus realizadores). Desde entonces se ha resistido con tenacidad a la grabación sistemática o a cualquier registro de su canto, temiendo tal vez perder la vitalidad de su arte oral o la grandeza secreta de su don. Los Bailes que lo vieron crear sus prolíficos versos, además de Ventanas, su primera compañía, han sido muchos: Los Hermanos Prado, El Tebal, Cay Cay, por muchos años el Baile de Pucalán y actualmente sigue los colores del Baile Descendiente de Tabolango. Gran narrador de sueños y espacios místicos del canto, Quilama no puede ser pasado por alto en un archivo y deseamos al menos citar su existencia, convencidos de su enorme influencia y potencial dentro de esta tradición.